¿La congruencia en el uso de las armas o la incongruencia del sistema?

¿La congruencia en el uso de las armas o la incongruencia del sistema?

Policial
4.8214285714286 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 (14 Votos)

Hoy el Inspector Eugenio Martínez nos habla sobre el caso de Juan Cadenas, un agente de policía que sufrió en sus carnes la doble vara de medir de la realidad del servicio: la incapacitación para realizar su profesión y una pensión del 50% de su sueldo, frente a la prestación completa que cobra su agresor por las lesiones del enfrentamiento.


Es triste, pero al final siempre pagan los mismos: Juan Cadenas, expolicía Local de Puerto Serrano (Cádiz). Cuadro clínico tras la agresión:


• Pérdida del globo ocular Izquierdo
• Trastorno de estrés postraumático
• Limitaciones funcionales orgánicas y psicológicas
• Incapacidad permanente total.

“Tuve miedo a perder la casa, mi puesto de trabajo, por ir a prisión... Tenemos más miedo a las consecuencias penales que a perder la vida. Nos tienen asustados a la hora de disparar. Si miro hacia atrás, yo tengo hoy mi ojo. Lo garantizo. Y me defendería delante de un juez y me darían la razón”. 

Juan Cadenas

Cuando he leído esta noticia, no he sentido lástima (aunque sea penoso lo que ha ocurrido). Mi sentimiento predominante ha sido rabia. Rabia, ante un sistema que favorece al delincuente y castiga al legal. Impotencia de ver llorar a un compañero que ha perdido todo. Sí todo, su profesión, su nivel de vida, su autoestima, la fe en la justicia, aparte de un ojo. Para todos aquellos que salimos a diario a la calle, que velamos por la seguridad del ciudadano y el cumplimiento de la Leyes, el contemplar semejante injusticia nos obliga a pensar, a valorar, hasta qué punto nuestra obligación como agentes de la autoridad nos puede llevar a que esa injusticia e ilegalidad que combatimos, se vuelva contra nosotros.

Primero quisiera aclarar algunos conceptos:

- Este artículo está principalmente enfocado a dar ánimos y mostrar mi solidaridad con el compañero herido.
- No pretendo valorar las decisiones del Tribunal, que ha decidido conceder el 55% de su salario al compañero y concede al agresor la capacidad permanente absoluta con el 100% de la base reguladora, aunque no lo comparta.
- Las actuaciones policiales, serian más o menos acertadas, pero fueron las que ocurrieron y no debemos entrar a valorarlas.

armas juan cadenas policia 2

La falta de medios (táser, instalaciones, chalecos, etc.,) personal (Policía Local, Guardia Civil), son los que se disponen, bien por falta de recursos económicos o de voluntad política. En realidad, el trasfondo de mis palabras está enfocado a despertar la conciencia de aquellos jefes, mandos, instructores, medíos, etc., que inculcan en los agentes el miedo a reaccionar. Aquellos, que amparados por la superioridad de su cargo, la comodidad del despacho o la libertad de la galería, pregonan como dogma de obligado cumplimiento el Principio de Proporcionalidad, Congruencia y Oportunidad en el uso de las armas.

Por supuesto que la legítima defensa está condicionada por estos requisitos de actuación. Claro que tenemos que saberlos, interiorizarlos y aplicarlos siempre. Pero seamos consecuentes y expliquemos que hay un principio prioritario y fundamental, que se ha de anteponer a todos los demás: EL PRINCIPIO A LA INTEGRIDAD FÍSICA Y A LA VIDA.

Cuando oigo al compañero Juan Cadenas expresar:” Cuando saqué el arma tuve dos segundos para pensar si disparar o no” y a continuación enfundó su arma. “Nos meten mucha mierda con el tema de la proporcionalidad”. En ese momento manifiesta que “Tuve miedo de perder la casa, mi puesto de trabajo, por ir a prisión....Tenemos más miedo a las consecuencias penales que a perder la vida. Nos tiene asustados a la hora de disparar. Si miro hacia atrás, Yo tengo hoy mi ojo. Lo garantizo. Y me defendería delante de un Juez y me daría la razón”.

A continuación sigue un relato que pone los pelos de punta, que muestra la realidad del duro trabajo policial, cuando las cosas se complican y que finaliza con una frase que resumen el estado en el que se encontraba: “Pensé: ahora que tengo fuerzas, voy a salir de aquí y que le den por culo a la Policía y a los detenidos. Me quiero ir con mi hijo”.

A título personal, cuando instruyo en tiro, intento inculcar los principios de seguridad y legalidad en el uso de las armas, pero siempre he tenido miedo a traumatizar a mis alumnos ante el uso de estas. Aquí radica uno de los principios básicos en la instrucción de tiro: PODER ENSEÑAR A DISPARAR, CON SEGURIDAD, LEGALIDAD, pero sobre todo con GARANTIAS DE SOBREVIVIR, y aunque sé que seré criticado, repetiré el viejo adagio que me enseñó un Cabo 1º en la academia: “DE LA CARCEL SE SALE, DEL CEMENTERIO NO”.

Desde estas páginas, quiero desearle al compañero una recuperación favorable y sobre todo me gustaría que sirviera, como una muestra de compañerismo y apoyo, de todos aquellos que compartimos profesión y personas de bien, que agradecen la labor diaria de la Fuerzas Y Cuerpos de Seguridad.

Mucha suerte y un abrazo.

Vía: ElEspañol.com

Publicidad
Publicidad

Facebook Armas.es

Encuesta

¿Cuánto crees que es lo mínimo que debes gastar para tener un visor de garantías?

Suscríbete a armas.es

periodico armas suscripcion

Último Periódico Armas.es

SALIR DEL ARMERO

Atrevete a salir del Armero